jueves, 28 de julio de 2011

Old Crow Medicine Show - Tennessee Pusher

2008. Último disco hasta la fecha de Old Crow Medicine Show, que ya pasaron hace cosa de un año por aquí. En estos tres años de sequía discográfica han seguido girando y varios de sus miembros han publicado discos en solitario, por lo que no se puede decir que estén en el dique seco. El disco fue producido por (el puto) Don Was, algo que quizá explique su tono más pausado y tranquilo que los anteriores. Colaboran dos monstruos como Jim Keltner y Benmont Tench, lo que demuestra el respeto con el que empiezan a contar en la profesión. Esperemos que más pronto que tarde nos ofrezcan material nuevo y no se deshagan, como tantos otros, como azucarillo en el café. Lo tienen todo para triunfar, sólo falta que los dioses se pongan de su parte. ¡Salud!

miércoles, 27 de julio de 2011

Mother Superior - The Heavy Soul Experience of Mother Superior

1996. Fantástico primer largo de este trío que ya nos visitó hace unos años. No hay mucho que añadir al hecho ya sabido de que es una de esas bandas enormes que nunca han llegado a disfrutar del éxito que merecen. A estas alturas de la película, para qué nos vamos a engañar, dudo que alcancen un estatus mayor y pasen de ser una banda admirada por iniciados y compañeros de profesión a tener el favor del público, pero eso no hace si no darle más valor a su propuesta. Lo dicho, gran banda a la que volveremos cada cierto tiempo para disfrutar de su sabrosa mezcla de estilos y su personalísima forma de entender la música. Echadle un oído también a sus colaboraciones con otros artistas, no desmerecen. ¡Salud!
♪ ♫ * Este no está en Spotify... * ♪ ♫

lunes, 25 de julio de 2011

Frankie Miller - ...That's Who! - The Complete Chrysalis Recordings (1973-1980)

2011. Bueno, supongo que muchos conocéis a este señor así que me voy a limitar a poner un texto de su página oficial y a comentar simplemente que esta antología es un acto de justicia para con este artista,  bastante olvidado e infravalorado como pocos. Se reúne toda su producción setentera que además es la de mayor calidad en su lamentablemente corta carrera. También es una forma muy económica de hacerse con sus discos (15 euros de nada, andar pirateando esto es tontería y además bastante miserable, pero tú mismo), algunos de los cuales estaban a precios prohibitivos para quienes intentamos limitar lo suficiente nuestro gasto en música con el fin de poder seguir comiendo el resto del mes... La única pega que se le puede poner al pack es la escueta presentación, que se limita a 8 páginas con los créditos y en la que se echa en falta una pequeña biografía. Desde 1994 Frankie vive apartado de la vida pública tras sufrir una hemorragia cerebral de la que no se ha recuperado convenientemente. Ojalá pudiéramos verle de nuevo en activo. Si te van los Joe Cocker o Rod Stewart de los buenos tiempos no te lo dejes pasar ¡Salud!
FRANKIE MILLER…THAT’S WHO!
THE COMPLETE CHRYSALIS RECORDINGS (1973-1980)

“The only white guy that’s ever brought a tear to my eye…he was that good.” Rod Stewart

Frankie Miller...That's Who! collects together the seven studio albums that Frankie recorded for Chrysalis Records between 1973 and 1980. Having collaborated with, or had his songs covered by, artists as diverse as Thin Lizzy, UFO, Robin Trower, Ray Charles, The Eagles, Bob Seger and Cher, among many others, this versatile singer and songwriter has successfully applied himself to everything from soul and blues, to hard rock and country, all with equal aplomb.

This collection kicks off with his 1973 debut, Once In A Blue Moon, an album that firmly established the Glaswegian's songwriting and singing credentials, ably backed by Brinsley Schwarz. His 1974 follow up, High Life, was apparently remixed and released by Chrysalis without Frankie, or producer Allen Toussaint's consent; this four disc set includes the whole of the previously unreleased original mix, available for the first time. 1975’s The Rock, inspired by Alcatraz prison close to where the album was recorded in San Francisco, was produced by Elliot Mazer, famed for his work with Neil Young and Joni Mitchell, among others. The album features two of his best know tracks, ‘A Fool In Love’ and ‘Ain’t Got No Money’.
1977’s Full House was produced by Chris Thomas (Sex Pistols, Roxy Music, Pink Floyd), and features his singular take on John Lennon’s ‘Jealous Guy’, as well as songs with long term collaborators Robin Trower and Free’s Andy Fraser.

With Jack Douglas at the helm, the harder rock of 1978’s Double Trouble, should come as no surprise, not least for a guest appearance from Aerosmith’s Steve Tyler, as well as a fruitful writing partnership with Paul Carrack (Ace, Squeeze & Mike + The Mechanics). 1979’s Falling In Love (titled A Perfect Fit for its American release) features Frankie’s biggest hit single, ‘Darlin’’, as well as his buoyant cover of Bob Marley’s ‘Is This Love’. 1980’s Easy Money was his last long player for Chrysalis, bringing this set to a close. Also included, available on CD for the first time, are single edits for ‘Loving You Is Sweeter Than Ever’ and ‘I'm Old Enough’, and ends with his version of Randy Newman’s ‘Sail Away’.

jueves, 14 de julio de 2011

Saint Jude - Diary of a Soul Fiend

2010. Interesante primer lanzamiento de esta banda británica, publicado a mediados de 2010 y que nos llegó avalado por quizá unas demasiado entusiastas críticas y la producción y bendición del afamado Chris Kimsey. Lo cierto es que su propuesta dista mucho de ser original e instantáneamente la asociamos a los Big Brother & The Holding Company de Janis Joplin, a clásicos modernos como The MotherStation o los más recientes Grace Potter and The Nocturnals si nos guiamos por la voz femenina o a The Black Crowes o Cry of Love si ampliamos la mirada, pero a pesar de lo poco que aporta el disco al género la factura es impecable, si bien como digo es más un ejercicio de estilo que otra cosa. También, no nos vamos a engañar, el hecho de tener una cantante guapetona les ha ayudado a la hora de ganar atención, que ya somos mayorcitos y sabemos de qué va la vaina. Rock clásico con tintes soul que no te va a cambiar la vida pero te hará pasar un rato entretenido. Tampoco pierdes nada por probar... ¡Salud!

miércoles, 13 de julio de 2011

Clutch - From Beale Street to Oblivion

2007. La primera vez que me enfrenté a este disco casi me caigo de culo. Qué cosa más tremenda, señores. Parece mentira que una banda con 7 discos anteriores llegue al octavo y destape el frasco de las esencias de esta manera, publicando un disco que roza la perfección y que sigue siendo, en mi humilde opinión, su mejor trabajo. Riffs tremendos, enormes melodías, breaks impactantes y una fuerza en los temas que no se ve muy a menudo. Su sonido está a medio camino entre el stoner rock y un blues rock endurecido que paga tributo a los clásicos, como en la fantástica "Electric worry", basada en el "Worried life blues" de Big Maceo. El disco suena como un cañón, y es que no podía ser de otra manera con Joe Barresi a los controles, un tipo que ha sido ingeniero en los mejores discos de Kyuss no se puede equivocar demasiado. Mantienen desde sus comienzos la misma formación (Neil FallonTim Sult , Dan MainesJean-Paul Gaster), a la que se sumó en este y el anterior disco el teclista Mick Schauer. Si aún te corre sangre por las venas estoy seguro que te gustará. ¡Salud!

jueves, 7 de julio de 2011

Grant Green - Am I Blue

1963. Bueno, no os voy a engañar, no es ni de lejos uno de los mejores discos de Grant Green, pero lo estaba escuchando esta mañana y me he dicho "para el blog".
Este "Am I Blue" nos muestra otra de las múltiples facetas de Grant Green en un disco atmosférico, nocturno y relajado, en el que todo está al servicio de la cálida guitarra de Green. Esto último no es decir poco, ya que está acompañado por un cuarteto de lujo, de esos que cuando ves la portada y lees los nombres se te hace la boca agua. Johnny Coles (tp), Joe Henderson (ts), John Patton (org) y Ben Dixon (dm) - ahí es nada - acompañan de manera comedida a Grant (g) en un disco que podríamos decir que es "fácil" para el profano y que resulta ser una excelente manera de adentrarse en el universo jazzístico. A destacar la extensa pieza final de 14 minutos que se hacen hasta un poco cortos. Ah, lleva el sello RVG, como es costumbre en la casa. Pues eso, para que os hagáis una idea... ¡Salud!