domingo, 30 de octubre de 2011

Jesse Dee - Bittersweet Batch

2009. Estaba convencido de haber hablado ya de este disco, pero usando el buscador del blog me doy cuenta que no, que mi escasa memoria me vuelve a engañar. Otro olvido imperdonable, porque este "Bittersweet Batch" es uno de los discos de soul más interesantes de los últimos años. 
Vale, cierto, quizá salió al calor del éxito de Eli "Paperboy" Reed, pero la verdad es que Jesse Dee tiene personalidad propia y se nos presentó con un debut bajo el brazo que no le iba en absoluto a la zaga al "Roll with it" (2008) del de los periódicos. De hecho, ahondando en la relación entre uno y otro, este disco lo co-produce Jack Younger, que ya co-produjo varios temas del de Eli. No es casualidad. 
Y bueno, no os aburro más, un disco que sin dejar de ser un ejercicio de estilo y beber de las fuentes clásicas nos ofrece un sonido impecable y unos temas a la altura de los grandes del género. Mientras esperamos la continuación puedes escuchar algo de este debut en su Facebook, MySpace o Spotify. ¡Salud!

martes, 18 de octubre de 2011

BR5-49 - BR5-49

1996. Soberbio primer disco de esta banda liderada y fundada por Gary Bennett y Chuck Mead (guitarras y voces) que a mediados de los 1990's se propuso reivindicar los sonidos country mezclándolos con rockabilly, honky tonk y toneladas de actitud. 
No hay mucho más que comentar aparte de que este debut es su mejor trabajo y una auténtica obra maestra para escuchar una y otra vez. Instrumentación impecable y un lujo de voces. La banda la completaban Don Herron (dobro, violín, mandolina...), Smilin' Jay McDowell (contrabajo) y "Hawk" Shaw Wilson (batería).
Si no los conoces... de verdad que te envidio, a poco que te interese el género vas a disfrutar como un enano con este disco. Quedas avisado. ¡Salud!

domingo, 16 de octubre de 2011

Slim Cessna's Auto Club - Unentitled

2011. No soy para nada de hacer listas y mierdas similares pero este es sin duda, para un servidor, uno de los discos del año, o al menos de lo que llevamos del mismo. Dudo que en lo poco que queda caiga de ese pedestal.
Llegué a la banda hace relativamente poco tiempo, de la mano del loco de Jay Munly. Investigando en su trayectoria llegamos a este que es el último disco en que ha estado implicado, con Slim Cessna's Auto Club, banda mutante que va cambiando de miembros manteniendo un estilo único que les ha hecho ganar adeptos y reputación, también cimentada por unos directos intensos e impactantes. En estos tiempos en que tan difícil es echarse algo original a la oreja es una bendición encontrarse bandas que, con elementos comunes y conocidos, consiguen una mezcla sugestiva y sorprendente. El disco ha sido publicado en marzo de este año por Alternative Tentacles, el sello de Jello Biafra (Dead Kennedys), que dice de ellos: "This is the country band that plays the bar at the end of the world". Casi ná.
Pues eso, a pesar de que este en particular no está en Spotify no creo que os cueste mucho encontrarlo, o bien podéis echar una oreja a los anteriores, que sí están disponibles. Es de esos grupos que es mucho más fácil escucharlos que describirlos, hasta aquí llego, así que ya tardas. Slim Cessna's Auto Club, señores, no se arrepentirán. ¡Salud!


miércoles, 5 de octubre de 2011

The Word - The Word

2001. Hoy venimos a predicar "la palabra". Vamos con un disco algo olvidado pero extremadamente interesante. The Word, este proyecto de supergrupo creado en 2001, nos legó únicamente este álbum homónimo, una auténtica maravilla dentro de la llamada sacred steel music
Para su grabación se juntaron los tres miembros de North Mississippi Allstars, esto es, Chris Chew y los hermanos Luther y Cody Dickinson, con el teclista John Medeski de los jazzeros Medeski, Martin & Wood y el portento de la pedal steel guitar Robert Randolph
Repertorio de corte gospel-blues con excelentes versiones de tradicionales y algún tema creado para la ocasión. El disco es enteramente instrumental, pero la verdad es que en ningún momento se echa en falta una voz que acompañe, digamos que la guitarra de Randolph habla por sí misma. 
Lo de este chaval es impresionante. Con 22 años en ese momento, no había grabado más que una canción para un recopilatorio y de hecho se ganaba la vida como pasante en un bufete de abogados, si bien es cierto que tocaba asiduamente para la iglesia pentecostal, situación en la que fue "descubierto". 
Tras la excelente recepción que tuvo este disco comenzó una prometedora carrera que nos ha dado unos cuantos grandes discos bajo el nombre de Robert Randolph and the Family Band
Poco más os cuento, disco impresionante que no dudaría en conseguir por cualquier medio, aunque lo cierto es que no es demasiado barato. [Corrijo: mira aquí]
Los que me conocéis ya sabéis que no tengo nada de religioso, pero este tipo de grabaciones me "llegan" como si fuera el más ferviente y devoto creyente, qué cosas... ¡Salud!