Seguidores

domingo, 3 de enero de 2010

Art Blakey Quintet - A Night At The Birdland


1954. Allá vamos de nuevo, esta vez con un poco del mejor jazz que podemos echarnos al oído. "A Night At The Birdland" es uno de esos discos irreprochables, quintaesencia del hard bop y un lanzamiento indispensable para comprender la evolución del jazz en años sucesivos. Art Blakey, líder de la banda, tenía ya una carrera intachable desde principios de los años '40, pero es a partir de 1952, siendo el batería oficial de las grabaciones de Blue Note, cuando da un salto enorme en su prestigio, acompañando a practicamente todas las figuras del género (sería muy pero que muy largo detallarlas). Su asociación con el pianista Horace Silver y este quinteto en particular suponen el germen de lo que unos meses más tarde acabarían siendo los Jazz Messengers. Junto a Silver y Blakey encontramos al incomparable Clifford Brown (trompeta), de quien ya hablamos por aquí hace años y que murió tragicamente tan sólo 2 años después (una enorme pérdida). También a Lou Donaldson al saxo alto, igualmente con una lista de colaboraciones inmensa y con una discografía como solista realmente impresionante. Cierra el quinteto el bajista Curly Russell, que había acompañado a monstruos como Parker, Navarro, Davis, Getz, Powell... En fin, que, sin exagerar mucho, no se puede hacer una banda mejor. Originalmente este directo grabado integramente el 21 de febrero de 1954 fue publicado como triple LP, quedando reducido en esta edición remasterizada por Rudy Van Gelder a dos CDs. Los cuatro temas que aparecían en el tercer volúmen han sido incluídos como extras en los volúmenes uno y dos. Y poco más os cuento, ya sabéis que no controlo de jazz ni un poquito, pero sí que me permito recomendaros encarecidamente este disco y la memorable participación de Clifford, que es una cosa tan brutal que se te afloja hasta la ropa interior. ;-) Venga chavales, un poco de jazz para empezar el año con ritmo. Salud!
Escuchar en SPOTIFY. Volumen 1, Volumen 2.
Comprar en Amazon, Amazon UK o Play.

6 comentarios:

discoexpress dijo...

Sin duda el mejor bateria de Jazz de la historia, junto con Cobham.
Buen detalle acordarse de este fenomeno.
saludos from coruña.

Troy McClure dijo...

De los dedos del contrabajista sale un nasal dunk-dunk-dunk. Unos dedos cuyas yemas muestran unas durezas provocadas por las interminables sesiones nocturnas de hard-bop envenenado. Envenenado y envenenante. La audiencia llega tarde y fuma tabaco negro, whiskey de unica destilación (estamos en América), y mueve los pies al son del charles: chsss-ch-ch-chsss-ch-ch-chsss. Art y sus secuaces sudaron, pero ahora sonríen. Ya les han envenenado. Más vampiros para la nocturna causa del hard bop han sido reclutados de entre la insomne audiencia.

Y la campaña de inoculación auditiva continua cada noche...

I'm a leecher, and I like it. Thanks for the links.

Feliz año, cabronazo.

Saludos desde ultratumba.

Anónimo dijo...

Gran elección. Buena idea enlazar a Spotify.

Saludos.

Doc Holliday

The Kid from Garringtons dijo...

El bueno de Art, uno de los grandes con los palos, si señor. Y al frente de sus propias bandas, que no es el típico baterista virtuoso mercenario.

El mundo del jazz clásico ha dado algunos de los más grandes detrás del plato, no va a ser todo Lombardo (grande!) o el majadero que aporrea (bien) en los Metallica, hombre.

:)

Lobo Eléctrico dijo...

Unos Messengers antológicos, como casi todas las formaciones de los '50 y los '60, y es que tito Art tenía mucho ojo para elegir a sus acólitos: Clifford Brown, un renovador de la trompeta desaparecido demasiado pronto; Lou Donaldson, un currante del saxo que se crecía en buena compañía; Horace Silver, pianista que vertebró buena parte de los éxitos que mantuvieron a Blue Note en los Jukebox durante los '60; Curly Russell, bendecido por Monk, no hay nada más que decir; y Art puliendo las cazuelas, empujando, haciendo presión, convirtiendo los temas en diamantes. Los Messengers, la biblia del Hard.

Sr. Mondongo dijo...

Gracias por comentar, monstruos!

Saludos