viernes, 4 de febrero de 2011

Black Mountain - Black Mountain

2005. Este es uno de esos grupos que de primeras te descolocan. Luego, tras esa primera escucha desconcertante, los tienes que volver a poner y, cuando te quieres dar cuenta, estás enganchado a la banda.
Black Mountain nace en 2004 con la unión espontánea y sin pretensiones de varios músicos procedentes de otras bandas del área de Vancouver, Canadá. Por lo visto ensayaban en el mismo lugar con sus respectivos grupos y coincidían en gustos y lugares. Una cosa llevó a la otra y les dio por crear una especie de colectivo (Black Mountain Army) del que han nacido, además de Black Mountain, tropecientas bandas como Pink Mountaintops, Blood Meridian, Jerk With A Bomb y Lightning Lust, entre otras. De hecho varios de los componentes de Black Mountain militan también en los grupos citados. Vamos, que son creativos los tipos.
En este debut homónimo de Black Mountain nos encontramos un disco eminentemente de rock psicodélico, con bastantes trallazos hard-rockeros y cierta querencia indie. Todo mezclado y bien pasado por la picadora... :)
A pesar del rollo así como comunal que parece tener la banda, lo cierto es que tienen un líder claro en Stephen McBean, guitarrista, cantante y autor de todos los temas. A destacar también el sello femenino de Amber Webber, fantástico contrapunto en las labores vocales y una de las señas de identidad de Black Mountain. Tremendas "Don't run our hearts around" o "Druganaut", por citar alguna, porque cada tema es de su padre y de su madre y todo me parece aprovechable.
Y poco más os cuento, tienen hasta la fecha dos discos más que, en mi humilde opinión, son mejores que este, aunque pueden ser "acusados", con algo de razón, de haberse vuelto más accesibles con el tercero. Pero bueno, esa ya es otra historia. Vendrán más. ¡Salud!

No hay comentarios: