lunes, 14 de enero de 2013

Pájaro - Santa Leone

2012. La verdad es que no soy muy dado a opiniones grandilocuentes o afirmaciones tajantes acerca del valor de una obra, pero lo único que me viene a la mente al pensar qué decir sobre este disco es que es lo mejor que se ha editado en España durante el año recién acabado. Y con diferencia. 
A pesar de ser un álbum en el que se dan cita numerosas y variadas influencias lo cierto es que tiene el sabor de lo genuino, de la mezcla especial y única. Andrés Herrera Ruíz, alma máter de la banda, es un reconocido y curtido músico sevillano que ha sido miembro de (o trabajado) con Brigada Ligera, Silvio y Sacramento, Pata Negra o Kiko Veneno, por citar algunos. El amigo ha parido esta maravilla tras una larga gestación de más de un año. Pero la tardanza mereció la pena y fue recompensada con una criatura que lleva meses proporcionándonos felicidad como si fuera un hijo muy deseado.
El disco lo ha publicado Happy Place Records y cuenta con las colaboraciones de Raimundo Amador, Julián Maeso o Gecko Turner entre otros.
Rock, surf, blues, swing... mezclados con saetas semana-santeras y música de espagueti western a lo Sergio Leone.
¿Qué más se le puede pedir a la vida? ¡Pues más cornetas!
Abajo os pongo el texto de su bandcamp, mucho más explicativo que mis palabras. ¡Salud!
Andrés Herrera, alias Pájaro, nació en Sevilla. Nacer en la capital de Andalucía es, de por sí, algo tan excelso que acaso no merece ser comentado con unos meros párrafos en prosa. Pero, además, el destino ha dispuesto que Pájaro viviera una afortunada cadena de experiencias (si bien no todas han sido precisamente amables, desde luego) que han moldeado al individuo hasta llegar a lo que hoy, sin duda, es: uno de los músicos más sugestivos del país, inequívocamente en la plenitud de su talento musical.

Sevilla es una ciudad magna, monumental, glamorosa, pero también de estrechas calles empedradas, de rincones anacrónicos. Tras la fastuosa herencia romana recibió la opulencia árabe y, después, se agasajó con el esplendor cristiano, con un ojo puesto en el Nuevo Continente y el otro, en el Mediterráneo y el resto de sus territorios ocupados. Cualquiera que se establezca en la ciudad está expuesto a un caprichoso prisma de culturas y tradiciones que filtrará la luz según como y desde donde se quiera mirar. 

La Sevilla de Pájaro es más la del río Betis que la del Guadalquivir, más de Itálica que de Giralda, más de Escipión que de Muza. El remanente romano empatiza con el gusto del artista por la Italia de Adriano Celentano, de Sergio Leone, de Ennio Morricone. Su pasado como guitarrista ineludible de la escena rockera sevillana, en una época en la que, con toda naturalidad, se podía rendir pleitesía a Elvis y a la Virgen de la Macarena el mismo día y a la misma hora, ha dejado tal poso en su genio, que basta oír el single Las criaturas / Santa Leone para darnos cuenta de que no puede haber más espontaneidad en como se mezclan en el aire las ondas de una frenética guitarra surfera con las de una corneta procesional de Semana Santa sevillana, o unos acordes de jazz a lo Djiango Reinhardt con unos versos de San Juan de la Cruz. Todo eso junto brota con el descaro y la franqueza de quien ha vestido sus mejores Chelsea boots para ir a emocionarse con la marcha Ione, himno cofrade que, ya de pequeño —acompañado por su padre, cinematógrafo de profesión—, acudía a escuchar por Semana Santa. La marcha pertenece a la ópera Ione de Errico Petrella, basada en la novela Los últimos días de Pompeya, escrita por Edward B. Lytton, y Morricone la oyó hasta la saciedad cuando, trabajando en España para las películas de Leone, buscaba documentos sonoros que le sirvieran de inspiración. En el dramatismo de la procesión, la imaginería barroca se abre paso a través de las capas escarlatas de los centuriones. Lo imposible hecho posible. 
Y es que, para Pájaro, Sevilla, Texas, Nápoles, Nueva Orleans, Roma, Almería o Memphis se huelen desde su ventana. Y el rock’n’roll, el blues, el surf, el swing, la saeta, la tarantela o el spaghetti western suenan como una misma cosa cada vez que pone los dedos en las cuerdas de su guitarra. Así, la magia surge de convertir en posible lo imposible para que la belleza —que es algo que no existe— esté. --> (Texto de Álvaro Tarik)

3 comentarios:

KARLAM dijo...

Buenas, vengo a parar aquí por recomendación del amigo javistone - no se si lo conoces- porque en los dos últimos dias, con la tuya, es la cuarta recomendación de Pájaro que me hacen. Parece ser que encumbran su obra con adjetivos superlativos alzándola al nº1 de discos nacionales 2012, y estoy por tenerlo en cuenta antes de seguir con mi ignorancia, ya que hasta el dia de ayer no conocía de nada a este hombre-Pájaro. Le daré una escucha a su bandcamp para empezar.

Un saludo

javistone dijo...

Mon y yo nos conocemos virtualmente desde hace ya tiempo, sí... Karlam, este disco es muy especial, no sabría cómo definirlo, de hecho, aún no he sido capaz de meterme a escribir una reseña que le haga justicia. Aquí hay de todo, piensa que es el disco debut de un tipo de más de cuarenta años pero con una carrera muy densa a sus espaldas. Como guitarrista es un fenómeno, pero como manufacturador de sonidos... ay amigo, es como si Sergio Leone fundiera su sonido western con el blues e le obligara a interpretarlo a un guitarrista andaluz. Quizá su voz sea su punto más débil, y eso se nota en directo, pero, independientemente de lo que haga en el futuro, creo que ha nacido una leyenda. Mmm... creo que he escrito media reseña ya aquí. Por cierto, estoy detrás suya para entrevistarlo (primero para tv y ahora para web) desde hace no sé cuanto.
Saludos y disculpas varias por el ladrillo-fumada.

Sr. Mondongo dijo...

Suscribo punto por punto lo dicho por Javi.
Saludos a ambos!