domingo, 10 de mayo de 2009

Waylon Jennings - Honky Tonk Heroes

1973. Waylon Jennings es uno de esos artistas casi míticos, con una vida que parece sacada de una película. Dice la leyenda que en 1959 iba a viajar en el avión que al estrellarse acabó con la vida de Buddy Holly (ya sabéis, "the day the music died", el fatídico 3 de febrero del '59), Ritchie Valens y Big Bopper, pero en el último momento cedió su asiento a Big Bopper que por lo visto se encontraba flojo de fuerzas y con fiebre. Ni se imaginaba cuanto tiempo iba a tener para descansar... Waylon iba en esa gira en calidad de bajista acompañando a Holly que se había quedado sin la que fue su banda de acompañamiento, The Crickets. Por lo visto, en un guiño macabro del destino, Waylon y Holly bromearon con el hecho de un posible accidente del avión, lo que afectó enormemente a Waylon al convertirse en tétrica realidad. El mismo Jennings contó en sus memorias el sentimiento de culpa que arrastró durante años tras el terrible accidente. Con un comienzo de carrera así es normal que este hombre estuviera casi podríamos decir que destinado a hacer algo grande. En 1964 Waylon inicia su carrera en solitario en Nashville, la cuna del country, a la par que va haciendo y deshaciendo matrimonios. Hasta cuatro veces se casa, la última y definitiva sería con Jessi Colter, con quien llegó a grabar algún disco a dúo. Para principios de la década de los '70 Waylon está un poco harto del encorsetamiento del sonido Nashville y su peligrosa deriva hacia el terreno del pop, por lo que de una manera informal y poco medida inicia una corriente junto con otros artistas como Willie Nelson, Johnny Cash, Merle Haggard o Kriss Kristofferson que se daría en llamar "outlaw country", y ellos, por extensión del término, los "fuera de la ley" (outlaws). Los tipos llevan el pelo largo, visten tejanos y su sonido recupera el estilo áspero de pioneros como Jimmie Rodgers o Hank Williams, en contraposición al country edulcorado y pulcro que ofrecían productores como Chet Atkins. En 1972 consigue renegociar su contrato con RCA, compañía a la que exige y de la que finalmente obtiene una libertad creativa y artística que abrió muchas puertas a sus compañeros de profesión. Y aquí es donde entra este álbum, el primero bajo su casi total supervisión. Waylon se asoció a Billy Joe Shaver, hasta entonces desconocido compositor a pesar de haber "vendido" algunos temas a diferentes celebridades, quien aporta la práctica totalidad de los temas. Según el libreto del CD al principio hubo cierta tensión entre ambos, Billy no acababa de ver con buenos ojos la forma de Waylon de interpretar sus temas, aunque como no podía ser de otra manera, acabaron llegando a tal acuerdo que se hicieron grandes amigos. A partir de este año de 1973 también Billy Joe Shaver empezó a grabar en solitario, lo que se puede decir que es también fruto del éxito de este disco. Y poco más os cuento, una grabación prodigiosa de un tipo que ayudó a regenerar el estilo, un disco que es un punto y aparte en la música country. Hace poco conseguí también un DVD recién salido al mercado español que recoge una actuación de 1978 con The Waylors, su banda de acompañamiento, además a un precio irrisorio (¡menos de 6 euros!). La grabación ya estaba editada como VHS y como os digo ha vuelto a salir a la venta este mismo año. Os pongo los scans del DVD para que os suene si lo véis en alguna tienda. Merece muy mucho la pena. Palabra de Sr. Mondongo.

1 comentario:

Il Cavaliere dijo...

Waylon era Dios.
Gracias por este pedazo de entrada

Saludos