sábado, 19 de enero de 2008

Sam Cooke - You Send Me

Bueno amigos/as, pues otro de los más grandes cantantes que ha dado la música popular. Hijo de un ministro de la iglesia evangélica, Sam Cooke aprendió a cantar, como muchos de su generación y posteriores, en un coro de gospel. De este sonido inicial y su evolución, pasando por el rhythm and blues, nació un género que revolucionó la música en los 60, el soul. Se puede decir que él lo inventó y desde luego que es su máximo exponente, junto con el que fue su digno sucesor: Otis Redding. Pero la importancia de Sam Cooke va mucho más alla. Fue un auténtico revolucionario, siendo de los primeros en tener una discográfica propia, escribía muchos de sus temas (algo no demasiado habitual en la época en este tipo de cantantes) e inició una corriente de textos de carácter social en sus canciones, además del indudable mérito de conseguir éxitos tanto en el mercado para blancos como en el de negros, en una época de listas aún separadas. Su muerte, lamentable a todas luces, añade otro punto mítico/trágico a su vida de fuera de serie. La historia ha sido repetida mil veces: Sam se liga a una blanquita, se la lleva a un hotel y en un momento que está en el baño la chica se larga con la pasta. Sam sale medio en bolas y la alcanza en el vestíbulo donde discuten. Es entonces cuando la dueña del motel le pega un tiro en el pecho a nuestro héroe, privándonos para siempre de una de las voces más deliciosas que en el mundo han sido. La historia, según quién la cuente, tiene diferentes matices, pero es básicamente esa. Este recopilatorio, editado por Charly Records en 1993, contiene 20 de sus mejores temas, para que os hagáis una idea quienes seais tan desgraciados de no conocerle aún. ;-)

6 comentarios:

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Esto es maná caido del cielo. Tienes tanta buena música que no sé ni por dónde empezar. Bueno, pensándolo bien empezaré por este que le tengo ganas. Un saludo y adelante con esto que nos alegras las mañanas (por lo menos a mi me dejas babeando al ver lo que cuelgas por aquí).

F. Mondongo dijo...

Jajaja, bueno, le pongo todo el cariño que puedo :)
Si has conocido el Reino recientemente entiendo que la cosa sature un poco al principio, ya van para 180 los discos que he subido, que se dice pronto! Pero vaya, que ya sería raro que te interesasen todos... Por cierto, si ves algún enlace caido por falta de uso me lo dices y lo "resubo", que lo más antiguo ya está un poco olvidado y los nuevos visitantes me comentan que no llegan al final del blog, con lo que algunos de esos discos estarán ya con el enlace muerto.
Te he devuelto la visita, veo que estais empezando con el blog pero se le ven buenas mimbres. Mucho ánimo y constancia y ganas de recomendar discos, vaya.
Un saludo y un placer tenerte de compañero bloguero.
Hasta pronto!

F

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Gracias. Si no te importa te enlazamos, que una maravilla como esta tiene que tener la difusión que merece. La verdad es que había llegado a tu blog hace mucho, ya sabes navegando y tirando de enlaces de otros blogs, pero el caso es que no me había detenido nunca... lo que me perdía...

F. Mondongo dijo...

Hola!, Publiqué una respuesta esta mañana y no se a donde fue...
En fin, que bienvenido ese enlace, yo haré lo mismo con el tuyo, pero hay que darle más contenido eh! ;-)
Un saludo compañero!

F

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Estamos en ello. Por cierto, me da error la contraseña al descomprimir en uno de los cortes del disco (creo que el 19) ¿lleva solución?

F. Mondongo dijo...

Ni idea tío, a ver si me acuerdo y pruebo mañana. De todas formas prueba a bajarlo de nuevo a ver si ha sido problema de la descarga, Si el problema persiste me lo dices y lo "resubo"

F