Seguidores

jueves, 2 de julio de 2009

Las dietas de la SGAE

Los miembrosde la Junta y del Consejo cobran más de medio millón al año por su asistencia

Mil euros por reunión: las jugosas dietas de la SGAE

Los miembros de la Junta Directiva y del Consejo de Dirección de la SGAE, los consejeros eméritos y otros miembros externos han ingresado 527.000 euros en concepto de dietas durante 2008, una remuneración que reciben por su asistencia a las diversas sesiones de trabajo que organiza la entidad. Según la auditoría correspondiente al ejercicio de 2008 realizada por BDO Audiberia a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, la Sociedad abonó dietas por valor de 134.615 euros sólo al Consejo de Dirección , que se repartieron entre sus 12 miembros. Así, de media, a cada uno le corresponderían 1.112 euros por cada una de las once reuniones que se celebraron en 2008.

La Sociedad General de Autores y Editores está constituida como una asociación sin ánimo de lucro y está integrada por titulares de derechos de autor, por lo que sus consejeros ejecutivos, tanto los pertenecientes a la Junta como del Consejo, no tienen derecho a percibir ningún sueldo o salario, aunque, a la vista de los datos, las citadas dietas podrían compensar la inexistencia de una retribución estable. Los más afortunados de esta política de remuneración son los ocho miembros de la Comisión encargada del seguimiento y control del convenio de colaboración entre la Fundación Autor (creada por la citada Sociedad en 1997) y la SGAE.

Sus miembros se repartieron en 2008 36.923 euros por asistir a cuatro reuniones. A los músicos Hevia e Inma Serrano y al director de cine Ventura Pons, integrantes de esta comisión junto a otras cinco personas, les tocaría la cantidad de 1.153 euros por cabeza, según el informe de gobierno corporativo realizado por la propia entidad.

Durante el pasado ejercicio, en el que la recaudación por derechos de autor ha disminuido un 11,5 por ciento, la SGAE se ha gastado 9.410 euros de media por cada una de las 56 reuniones que ha celebrado sólo en concepto de pago de dietas a sus asistentes.

El reparto de los derechos a los autores (para el que no existen unos criterios transparentes), la concesión de incentivos a la creación de obras, asuntos internacionales y dictámenes y conflictos son algunas de las materias que se debaten en estas reuniones. La Junta Directiva, compuesta por 43 personas, también se repartió un buen pellizco, que ascendió a 169.846 euros como contraprestación a su presencia en las cuatro reuniones que mantuvieron durante el año, un trabajo por el que a cada miembro le ha tocado una media de 1.000 euros por sesión. Además de las reuniones de la Junta y el Consejo, la SGAE organiza comisiones (como la de control del convenio de colaboración entre la citada entidad y la Fundación Autor), comités profesionales y grupos de trabajo cuyos consejeros fueron retribuidos con 104.042 en total también en concepto de dietas.

Pero para afortunados, algunos de los miembros de la Junta Directiva ya que les corresponderían dietas no sólo por pertenecer al órgano rector, sino también al Consejo de Dirección y, en algunos casos, a las sesiones de trabajo en las que se repartieron 104.042 euros. Según los estatutos, el Consejo está formado por su presidente, el director y secretario general y cinco directivos, además de doce miembros de la Junta Directiva.

Es el caso del músico Teo Cardalda, el de los directores de cine Imanol Uribe y Manuel Gómez Pereira y el del compositor Tomás Marco Aragón. Por este motivo, algunos socios se podrían beneficiar además de pertenecer a la Junta y al Consejo, de participar en el Comité Profesional de Pequeño Derecho, como Cardalda, o al de obras audiovisuales, como Uribe. Por su parte, Manuel Gómez Pereira, además de pertenecer a la Junta Directiva y al Consejo de Dirección, también ha colaborado en tres comisiones y un comité profesional durante 2008.

Similar es el caso de Marco Aragón que participó en dos comisiones, un comité profesional y dos grupos de Trabajo. Por otro lado, la Sociedad es bastante intransigente con las faltas de asistencia a las reuniones en las que, el año pasado, se gastó más de medio millón de euros. Según sus propios estatutos (aprobados por el Ministerio de Cultura en septiembre de 2006), los miembros de la Junta Directiva serán expulsados de dicho órgano rector si faltan a tres reuniones consecutivas sin alegar una causa justificada a la Sociedad. Asimismo, los estatutos recogen la obligación del Consejo de Dirección de reunirse como mínimo cada mes, aunque también se reserva el derecho de prescindir de alguna de ellas en caso de estimarlas innecesarias. La Sociedad debió de acogerse a esta premisa en 2008, ya que el Consejo sólo se reunió en once ocasiones.

Fuente: La Razón.es

No voy a añadir nada más, creo que la noticia se comenta sóla.

4 comentarios:

Manuel dijo...

Nido de vividores, y después van por el mundo exigiendo derechos de autor hasta en la fiesta de Adán y Eva.

mar-abunta dijo...

Dieta la que les ponia yo.
Los tenia a pan y agua, y a la semana les quitaba el pan.

discoexpress dijo...

Una pandilla de ladrones fracasados.

AqualungBiscuit dijo...

Un escándalo escandalosamente brutal .... ni con la crisis estos pájaros van a quedarse en casa a comer o a viajar ... que lo destapen todo ya en los telediarios, en la prensa tamaños malvados!!